¡Luces en el mar! disfruta el fenómeno de bioluminiscencia en playas mexicanas

México es considerado el segundo mejor destino del mundo para disfrutar los destellos de luz que iluminan el agua de sus playas.

Dentro de las grandes opciones turísticas de nuestro país destaca una provocada por un fenómeno natural llamado bioluminiscencia, el cual se hace presente debido al desprendimiento de luz de algunos organismos vivos como luciérnagas, hongos, bacterias y, en su mayoría, organismos marinos. Estos últimos son los causantes de un espectáculo sin igual en algunas de nuestras playas nacionales, cuyas aguas, que en ciertas temporadas del año, brillan por las noches.

A continuación te enlistamos tres lugares en México para poder presenciar este fenómeno natural que cautiva cada vez más a turistas nacionales e internacionales que viajan exclusivamente para conocer esta singular atracción turística.

Holbox

Es sin duda un paraíso terrenal dentro del territorio mexicano; una pequeña isla ubicada al extremo norte del estado de Quintana Roo que se ha mantenido con la convicción de ser virgen gracias a sus habitantes. Además de grandes atracciones naturales, en Holbox se puede apreciar el fenómeno de la bioluminiscencia en un espectáculo en donde sus aguas parecieran convertirse en una alfombra de estrellas gracias a los puntos luminosos de su blanca arena.

Chacahua y Manialtepec

Siguiendo en la ruta del sur, Chacahua y Manialtepec son lagunas oaxaqueñas a las que se puede llegar desde un colectivo que se aborda en Puerto Escondido. Cuando no se percibe la luz de la luna, las lagunas exudan luces color neón verdes, plateadas y azuladas. Tal como dicen los locales, se deben “brincar las aguas” para encontrar estos sorprendentes fenómenos. Manialtepec está poblada por millones de microorganismos que son conocidos como dinoflagelados y por las noches, se ofrecen tours en kayak durante Julio y Septiembre para mayor apreciación.

Bucerías

Las playas de Bucerías en Nayarit también ofrecen a sus visitantes olas brillantes con la presencia de la bioluminiscencia que forman una hilera azul fluorescente al interior del agua. La arena crea un efecto que provoca que también brille la piel de los visitantes. En este último lugar encontrarás un pintoresco sitio relajado no tan popular como los anteriores, por lo que seguramente será una experiencia más placentera.

Forbes