¿Sexualmente activo? Estos exámenes deberías hacerte

Cuando se inicia la actividad sexual se incrementa también la posibilidad de contraer enfermedades por contacto de fluidos propios de esas actividades, en especial cuando se tiene contacto con múltiples parejas, por ello lo importante es usar siempre protección y sobre todo hacerse un análisis de manera periódica para descartar o detectar su presencia.

Muchas personas pueden tener alguna Enfermedad de Transmisión Sexual (ETS) sin saberlo y con ello aumentan enormemente sus posibilidades de contagiar a sus futuras parejas, ya que la mayoría de las ETS no presentan síntomas visibles. De acuerdo a especialistas de Mayo Clinic, esta es una de las principales razones por las que los expertos prefieren llamarlas “Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), debido a que puedes tener la infección sin presentar síntomas de la enfermedad.

Sin embargo, muchos ignoran qué examen es adecuado para cada quien y cada cuánto se debería realizar uno. Otros asumen que cada visita con el ginecólogo es un examen de detección de ETS, sin embargo esto no ocurre siempre. Si piensas que necesitas un estudio clínico, pídeselo a tu doctor.

Estas son algunas de las pautas de los análisis para detectar las ETS:

Clamidia y gonorrea

Realízate un análisis para detección anual si:

  • Eres una niña o mujer menor de 25 años sexualmente activa
  • Eres una mujer mayor de 25 años y corres el riesgo de tener infecciones de transmisión sexual, por ejemplo, si tienes sexo con una nueva pareja o con múltiples parejas
  • Eres un hombre que tiene relaciones sexuales con hombres
  • Tienes VIH
  • Has sido forzado a tener un acto sexual o a participar en una actividad sexual en contra de tu voluntad

El análisis para detección de clamidia y gonorrea se realiza a través de un análisis de orina o a través de un hisopado dentro del pene en los hombres o del cuello uterino en las mujeres. Posteriormente, la muestra se analiza en un laboratorio. Los análisis para detección son importantes, ya que si no tienes signos ni síntomas, puedes no saber que tienes alguna de estas infecciones.

VIH, sífilis y hepatitis

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention) recomiendan la realización del análisis de VIH, por lo menos una vez, como parte rutinaria de la atención médica si eres adolescente o un adulto de entre 15 y 65 años.

Los adolescentes más jóvenes deberían realizarse el análisis si tienen un riesgo elevado de padecer una infección de transmisión sexual. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades aconsejan la realización de análisis de VIH anuales si tienes un riesgo elevado de infección.