No ascender a Liga MX… un camino al declive

Los futbolistas del Atlante comenzaron a vivir una semana llena de ansiedad, en la que incluso sus carreras pueden estar en juego. Los Potros de Hierro son uno de los seis equipos del Ascenso MX que están certificados para poder subir a la Liga MX, pero en las últimas dos semanas dejaron ir puntos ante los últimos lugares del torneo, marchan octavos de la clasificación. Atlante está obligado a vencer a Murciélagos este viernes si no quieren quedar eliminados y desperdiciar que por ahora menos de la mitad de las franquicias tienen derecho a ascender.

“No hay otra oportunidad, si no se gana vendrán muchos meses de vacaciones y para muchos probablemente signifique que dejen de jugar un torneo si bien les va y para otros quizás que se les acabe la carrera”, dijo a El Economista Francisco Paul Uscanga, mediocampista azulgrana que milita con los equinos desde 2013 y que ha sido titular en 13 de las 14 jornadas del Clausura 2018.

Paul aceptó que bajo estas circunstancias, en las que en 90 minutos un plantel se jugará toda la temporada, “es normal que haya presión”, aunque destacó que lo importante es saber canalizarlo y tener claro en la mente que “de un esfuerzo, una pelota, depende la carrera de uno; se puede renovar un contrato o se puede acabar. Tenemos una oportunidad grandiosa y hay que aprovecharla”, argumentó Uscanga, quien en lo personal apela a la oración para encontrar “paz y poder resolver cualquier circunstancia” durante el partido.

Uscanga agregó que ahora que solo Atlético de San Luis, Celaya, Dorados de Sinaloa, FC Juárez, Leones Negros y el mismo Atlante son los únicos clubes que cumplen con los requisitos para poder jugar en Liga MX, deben de “aprovechar la oportunidad de estar en la Liguilla”, ya que, asegura, conseguir el ascenso siempre ha sido “un plus y un aliciente” para la institución que perdió su sitio en Primera en 2014.

Si bien el mediocampista azulgrana tiene confianza en que “la calidad del plantel” los lleve a vencer a Murciélagos y a la Liguilla, eso no fue motivo para que dejara de hacer una crítica y encontrar las razones por las que los Potros empataron 0-0 en casa con Mérida y cayeron 2-1 con Cimarrones, cuando ambos clubes que ocupan los últimos puestos cuando los enfrentaron.

Francisco señaló la “confianza” de verse prácticamente calificados y que existía “margen de equivocación” como las principales causas de los tropiezos. “Este es un equipo que si no juega siempre a tope le va a costar”, explicó el futbolista quien sabe que tras dejar ir puntos y estancarse con 20 unidades en el octavo sitio de la tabla, “ahora es ganar o ganar”, por lo que pide a sus compañeros tener “paciencia” y “madurez”, para poder descifrar cualquier estrategia que su rival les ponga enfrente el viernes en el Andrés Quintana Roo.