El encarcelamiento de mujeres relacionados con drogas se duplica en México

La necesidad económica o la presión de sus parejas sentimentales son las principales razones que las mujeres cometen delitos, de acuerdo con el estudio de EQUIS, Justicia para las Mujeres.

Ariadna Ortega
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) – Los casos de mujeres en cárceles por delitos contra la salud se duplicaron en tan solo dos años en México y se ha convertido en la primera causa de detención a nivel federal, de acuerdo con un estudio de la organización EQUIS, Justicia para las Mujeres.

El documento Políticas de drogas, género y encarcelamiento en México: una guía para políticas públicas incluyentes, presentado este martes en la Ciudad de México, señala que el aumento en los delitos contra la salud de fuero común fue del 103%, al pasar de 940 casos de mujeres que ingresaron a prisión en 2014 a 1,911 en 2016.

Los delitos contra la salud a nivel federal representan el 43% de los casos de las mujeres en prisión y la primera causa de encarcelamiento, siendo el delito de posesión más castigado con la privación de la libertad.

Uno de esos casos es el de María, de 46 años, quien iba de regreso a casa cuando se le descompuso su carro en medio de la carretera. Al ver su situación, un hombre ofreció llevarla y en el camino encontraron un retén de la policía federal. En la revisión del vehículo, los elementos de seguridad encontraron marihuana. La golpearon, abusaron de ella, y la detuvieron junto con el hombre que viajaba. Lleva cuatro años y tres meses en prisión preventiva enfrentando un proceso penal por transporte de marihuana.

Isabel Errenguera, miembro de la organización, explicó que aunque la población femenina en prisiones es menor, en el caso de las modalidades de posesión simple y posesión con fines de venta ocupan los primeros lugares.

“Esto quiere decir que se está sancionando a personas usuarias, cuando esto debe ser una sanción administrativa, no penal”, consideró Erreguerena.

Corina Giacomello, académica de la Universidad de Chiapas e integrante de la organización, explicó que el aumento en el encarcelamiento puede ser por tres factores: porque las mujeres se están involucrando más en delitos de drogas, se encuentran donde acontecen las detenciones o porque existe una mayor acción del Estado en la persecución de estos delitos.

Las razones

Los testimonios de tres mujeres de Oaxaca actualmente encarceladas por delitos relacionados con el mercado del narcotráfico revelan las causas por las que muchas de ellas cometen estos actos ilícitos.

Una joven cuenta que tenía 12 años cuando empezó a pedir prestado, después de unos años un hombre le “ofreció trabajo” para que se lo ganara. Otro caso es el de otra mujer que empezó en el negocio por falta de recursos y para pagar la medicina de su hijo. Otra más porque su pareja la obligó. Ahora todas ellas están en prisión.

Coletta Youngers, de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés), dijo que la tasa de detenciones a mujeres por delitos relacionados con drogas está creciendo a una tasa alarmante y mucho más rápido que la de los hombres. Subrayó que mientras el 45% de la población femenina encarcelada en Latinoamérica es por delitos por las drogas, para los hombres que es de 20%.

“La sociedad en general imagina que las mujeres involucradas en los delitos de drogas son como ‘La Reina del Sur’, pero en realidad es que son mujeres pobres, tienen pocas oportunidades económicas y estudios y son madres solteras y no han cometido delitos violentos”, dijo al señalar que su detención no tiene ningún impacto en el negocio de las drogas, porque al día siguiente pueden ser sustituidas por otras personas.

En eso coincidió Isabel Blas, también de la organización EQUIS, que explicó que las principales razones por las que la mujeres son encarceladas en México es precisamente porque tienen carencias económicas, porque no cuentan con estudios y/o porque son presionadas por sus parejas sentimentales.

Sin perspectiva de género

Las representantes de la organización también destacaron que la evidencia empírica demuestra que muchas de ellas sufrieron violaciones a sus derechos humanos, como agresiones sexuales, tortura y deficiencias en el debido proceso.

Por ello, se señala como urgente mejorar el trabajo legislativo y de procuración de justicia para incorporar la perspectiva de género.

Blas indicó que se deben seguir las siguientes acciones: mejorar las condiciones de encarcelamiento, emitir sentencias que tomen en cuenta el contexto, así como trabajar en procesos de reinserción.

En mayo pasado, la organización presentó un proyecto de decreto para reformar algunos artículos del Código Nacional de Procedimientos Penales, la Ley General de Salud, del Código Penal Federal y de la Ley Nacional de Ejecución Penal respecto a procesos de mujeres para que se incluya la perspectiva de género y se reduzcan e individualicen las penas tomando en cuenta la vulnerabilidad de las Mujeres.

Las activistas destacaron la Importancia de incluir la perspectiva de género en la elaboración de políticas de drogas y de implementar reformas en ese sentido.

CNN Expansión

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*