Si naciste entre 1977 y 1985 no eres ni Millennial ni Generación X

Existe una microgeneración que nació a finales de los 70 y principios de los 80 y que no encaja del todo ni con la Generación X ni con los Millennials. Se trata de…

Cualquiera que haya nacido entre 1977 y 1985 sabrá es un verdadero problema porque no encajas del todo no con la Generación X ni con los Millennials. Estos nueve años no son suficientes para calificar como una generación separada.

Los años de nuestro nacimiento se encuentran entre dos grandes generaciones. Tuvimos que salvar la brecha entre una niñez analógica y la adultez digital y nos acordamos de esto día tras día. Vivimos con un pie en la Generación X y el otro en la Generación Y. Esta es una posición incómoda para mantener el ritmo y no nos gusta.

Pero hay una solución simple: podemos llamarnos una microgeneración. No somos Gen-Xers. No somos Millennials. De acuerdo con un artículo de Business Insider estamos en el medio, somos Xennials.

Nadie sabe quién acuñó ese término por primera vez. Durante mucho tiempo fue falsamente atribuido al sociólogo australiano Dan Woodman. La autora Sarah Stankorb dice que el primer uso de la palabra fue en un Ensayo para la revista “Good” en 2014. Pero a quien quiera que se le haya ocurrido el término realmente dio ‘en el clavo’.

Los padres como jefes finales

Al igual que los Gen-Xers, como niños jugamos al aire libre, participando en juegos que nos hicimos nosotros mismos, mucho antes de la llegada de los videojuegos. Hicimos pulseras de macramé para nuestros amigos y nos escribimos postales.

No pudimos coordinar reuniones con amigos por texto, chat o Whatsapp. Tuvimos que levantar el teléfono, llamar a su casa, presentarnos a sus padres y persuadirlos de que dieran a nuestro amigo permiso para salir.

Figuras astronómicas en facturas telefónicas y módems chillantes
Pero luego llegaron los primeros teléfonos celulares. Finalmente tuvimos una forma de contactar a nuestros amigos sin tener que convencer primero a sus padres. Comenzamos con alegría los mensajes de texto. Eso llevó a una horrenda factura telefónica que fue recibida con menos que alegres respuestas por parte de nuestros padres.

Nuestras primeras computadoras eran Intels, 286 o 486, o el Commodore Amiga. Nuestros primeros videojuegos llegaron en disquetes y se jugaron con el teclado o un joystick. Y, por supuesto, la primera dirección de correo electrónico terminó con “@ hotmail.com”. ¿Y recuerdas el sonido que los viejos módems solían hacer al conectarse?

Pero actualmente usamos las redes sociales pero podemos recordar una vida sin ellos. Nuestra infancia más temprana está registrada en cintas Super-8 que apenas son legibles hoy. Lo siento por todos los niños que tendrán que revivir sus éxitos y fracasos insignificantes en Full HD en unos pocos años. Crecimos sin el estrés de ser constantemente fotografiados, filmados o localizados. Fotos de nuestra infancia nunca fueron publicadas en Facebook.

A medida que crecimos, la tecnología maduró junto a nosotros. Tuvimos tiempo de acostumbrarnos a ella y aún éramos lo suficientemente jóvenes como para sentirnos a gusto con ella.

¿Oasis o Green Day?

Nuestra infancia fue pacífica. La Guerra Fría que había aterrorizado a la Generación X ya casi había terminado cuando nacimos. Nos enteramos de la guerra en Iraq y del conflicto en los Balcanes, pero ambos parecían muy lejanos.

No fue nada comparado con la guerra en Afganistán que estuvo muy presente en la mente de los jóvenes de la generación del milenio. Nuestros conflictos más importantes fueron si usamos converse o botines, o si escuchamos Green Day u Oasis.

Se deduce que la composición psicológica del típico Xennial debería estar en algún lugar entre el Millennial típico y los miembros de la Generación X, según el profesor Woodman de la Universidad de Melbourne.

Los xeniales no están deprimidos ni demasiado optimistas. Mantenemos el equilibrio óptimo.

Considerado todo, no es frustrante pararse entre generaciones.

El Financiero