Fernanda; un Feminicidio más, disfrazado de suicidio

¿Ya no me amabas?; sólo tenías que decírmelo; no era necesario que me asesinaras; dejando una marca en mi asesinato; fingiendo que yo me quite la vida…

LA COLUMNA ROTA

Fernanda Sánchez Velarde nació el 8 de noviembre de 1995; era la tercera hija de Magdalena Velarde Tepos y Roberto Sánchez Ortiz; la describen como una niña muy amorosa, su nombre fue elegido por su mamá, llenaba de amor a la familia, siempre alentaba a su mamá a que fuera más alegre; Roberto con la voz entrecortada recuerda que no era una niña, era unos ojotes, tenía enormes y hermosos ojos.

“A la rorro niña; a la rrorro ya; duérmete mi niña y duérmete ya; cuando era bebé siempre sonría; le gustaba que le cantará, siempre se dormía; recuerda con un dejo de tristeza en los ojos Magda; ya grandecita cuando entró al escuela me cantaba. – Sol solecito caliéntame un poquito, hoy y mañana y toda la semana; era su canción preferida cuando era niña, si veía que estaba nublado la cantaba y me decía para que salga el sol mami”.

Fernanda nunca tuvo problemas para aprender le gustaba el orden, la escuela era importante para ella, en los cumpleaños de cada uno de sus familiares, les regalaba detallitos, tarjetas que ella hacía, siempre fue muy amorosa con todos; siempre expresaba su amor.
Descrita como la chispa de la familia, un ser muy bello; “Me quitaron algo muy grande para mí, tengo dos hijos más, pero me hace mucha falta ella, su hijo ya no la recuerda, ya no tiene quien lo defienda, el pequeño reporta maltratos en casa de su padre”; reprocha Magda.

A los 15 años como muchas adolescentes Fer se embarazó y se casó con Led Clemente Sandoval, cuando nació el pequeño de Fernanda a quién amaba, siempre lo traía con ella, parecía su calcomanía; al principio de la relación todo estaba bien; su madre en algunos momentos siente culpa y se cuestiona “tal vez debí no dejarla que se fuera con Led, pero si no la hubiera dejado seguramente lo iba a ver a escondidas”. Los problemas empezaron prácticamente de inmediato fueron tres años de su vida, donde fue maltratada, humillada, por Led y su madre, acosada sexualmente por el padre de Led, era un infierno para mi niña, con la voz llena de dolor expresa, Magda.
El 4 de enero de 2014, el padre de Led se comunicó vía telefónica con Roberto para decirle que Fernanda se había salido de la casa y que había dejado al niño con Led, Magda también fue enterada de que no estaba Fernanda en casa; sin embargo, al pasar la mañana, vieron llegar patrullas en la colonia San José Bellavista, en Cuautitlán Izcalli, Estado de México, casa donde vivían Fernanda y la familia de Led, Magda detalla que en cuanto llegaron le dijeron que Fernanda se había colgado, los policías que entraron de inmediato le comentaron a Magda que se pusiera lista, porque su hija no se había suicidado. Textualmente le hicieron saber .-  ¿Dónde ha visto que una persona que primero se golpee, después se cuelgue y al último se corte las venas?, lo que llama la atención de los padres de Fernanda es que no hubo ni una gota de sangre, no hay fotos del levantamiento del cuerpo, las autoridades del estado le hicieron saber que ese día no había llegado el perito fotógrafo (sic) ;  en ningún momento vieron el cuerpo colgado como la familia de Led decía, un conocido de la familia de Magda entró y vio como estaba, estaba prácticamente hincada, con una pierna adelante y la otra detrás, cuando le dieron el cuerpo de su hija observo lo golpeada que estaba, se enteró que estaba embarazada de 4 meses,  las autoridades mexiquenses lo manejaron como suicidio, Magda denuncia el posible tráfico de influencias de la familia de Led pues tienen familiares en el Ministerio Público y ella asegura que es por eso que no aceptan que fue feminicidio y no un suicidio;
Frente a mi tengo a dos padres llenos de dolor, Roberto ni siquiera puede decirme que siente, la voz se le va, solo veo el dolor en su rostro, el vacío en su corazón, Magda llora sin cesar cuando nos narra como era su pequeña; son los padres de una chica de 18 años que fue asesinada no se pudo haber suicidado, Magda con profundo dolor detalla, si se hubiera suicidado se habría llevado a su pequeño de un año diez meses por delante, está segura de que Fer no lo hubiera dejado solo, sabiendo lo que ambos eran violentados.
Ahora las autoridades señalan que fue homicidio, la lucha de estos padres es encontrar justicia para su hija y el deseo de recobrar a su nieto el pequeño de Fernanda, quien constantemente llega golpeado, con moretes en el cuerpo y les hace saber que su papá no lo quiere.
Magdalena fue acusada por la familia de Led de haber secuestrado al pequeño, por lo que se encuentra con la familia de Led, preocupada por la violencia que el pequeño sufre, ha levantado actas y le señalan que no proceden porque los golpes que lleva el niño son muy leves y cuestiona ¿qué clase de golpes quiere o qué violencia quiere, o que esperan, que me digan que el niño también se suicidio?
Una vez más no juzgue sin antes detenerse a entender que el dolor no se busca, que perder a una hija es lo que menos esperamos que suceda… sólo analícelo.

Abril 2017
Quieres contar una historia de feminicidio, desaparición, o intento de feminicidio búscame, ayúdame a visualizarlas.
@FridaGuerrera
fridaguerrera@gmail.com